Quería un final perfecto. Ahora he aprendido, por el camino duro, que algunos poemas no riman y algunas historias no tienen un claro principio, desarrollo y final. Vivir trata sobre no conocer, sobre haber de cambiar, agarrando el momento y haciendo lo mejor de el, sin saber lo que pasará después.

Gilda Radner

1 votos