Nada dura para siempre, ni siquiera tus problemas

Arnold H. Glasgow

1 votos