En la carrera por la calidad no hay línea de meta.

Robert Kearns

12 votos