Cuando Dios quiere algo, nadie se le puede oponer.

Ayrton Senna

12 votos