Si uno no es tan arrogante como para pensar que tiene que ganar siempre, y valora a su rival como debe, aceptará que ganar y perder no cambia la vida.

Rafa Nadal

48 votos