Arriesgarse es perder el equilibrio momentáneamente, no arriesgarse es perderse a uno mismo.

Søren Kierkegaard

13 votos