Por nuestra codicia lo mucho es poco; por nuestra necesidad lo poco es mucho.

Francisco de Quevedo

1 votos