El valiente tiene miedo del contrario; el cobarde, de su propio temor.

Francisco de Quevedo

2 votos