Sí, y no lo digo pavoneándome, ahí están mis triunfos. Es lo máximo que puede hacer uno: conseguir un trabajo que te gusta, disfrutar mucho y encima ser el mejor. Es una suerte tremenda

Seve Ballesteros

9 votos