Si Dios está satisfecho con el trabajo, el trabajo debe estar satisfecho consigo mismo.

C. S. Lewis

0 votos