El entreno es lo más duro para mí, porque empleo cinco o seis horas diarias, en dos sesiones, y en ellos tengo que exigirme cada vez más. El 1 de noviembre volveré a entrenar y siempre supone un momento penoso

Yelena Isinbayeva

2 votos