El hombre excelente, como metal precioso, permanece siempre invariable; El villano, como los brazos de la balanza, varía siempre, hacia arriba y hacia abajo.

Sakya Pandita

7 votos