La meditación me ayuda a sentir la forma y la textura de mi vida interior. Aquí, en el silencio, puedo empezar a saborear aquello a que los budistas llamarían mi verdadera naturaleza, los judíos llaman calma, suave voz, y los cristianos llaman Espíritu Santo.

Wayne Muller

1 votos