Por desgracia, no reconocemos la naturaleza vacía de las palabras y las consideramos como si fueran algo real. Es asi como unas palabras agradables nos alegran, mientras que unas palabras desagradables nos contrarian y encolerizan. Estas reacciones son un signo de que creemos en la realidad de las palabras.

Kalou Rinpoche

28 votos