Inconstante y fútil, el espíritu ordinario es la presa incesante de las influencias exteriores, de las tendencias habituales y del condicionamiento: los maestros lo comparan con la llama de una vela en el hueco de una puerta, vulnerable a todos los vientos de las circunstancias.

Sogyal Rinpoche

2 votos