Decía César Luis Menotti. Si uno va por la calle a doscientos kilómetros por hora no significa que quiera matar a nadie. Pero tiene que entender que así no se puede circular por la vía pública porque está prohibido y porque, a su pesar, puede matar a alguien. El inspector de trafico, el juez y la policía de la cancha es el árbitro y en su deber está cuidar la salud de su población.

Jorge Valdano

11 votos