La defensa, contrariamente, al ataque, puede llegar a ser un elemento homogéneo sin necesariamente ser un compendio de perfección técnica. La parte principal de una buena defensa es la motivación, la creación de un grupo de trabajo, de una mentalidad entre los jugadores que sirva para fomentar una unión en pos de un objetivo.

Ettore Messina

1 votos