Sin concordia no puede existir ni un estado bien gobernado ni una casa bien administrada.

Joan Miró

3 votos