Por bien que uno hable, cuando habla demasiado acaba siempre por decir una necedad.

Alejandro Dumas

9 votos