La vida sin humor, no sería vida. Sería un vía crucis tremendo y espantoso, imposible de llevar. Es que no lo concibo siquiera.

Francisco Ibañez

3 votos