No hay persona alguna que deba pensar tanto, en tan poco tiempo y a tanta velocidad, como un futbolista cuando enfrenta al arquero y este lo mira a los ojos.

Osvaldo Soriano

34 votos