Nos dieron el premio Fair Play, y se lo dieron a Lugano. Es como que le den el premio de la paz a Bin Laden

Sebastián Abreu

2 votos