Hay una canasta de pan fresco en tu cabeza y aún así vas de puerta en puerta pidiendo cortezas.

Rumi

8 votos