Por conservar la libertad, la muerte, que es el último de los males, no debe temerse.

Cicerón

4 votos