Crecí con él como saltadora de pértiga. Me quiere como a una hija. No lo considero sólo un entrenador. Es mi entrenador, mi amigo, mi segundo padre. Confío en él al 100 por 100

Yelena Isinbayeva

1 votos