En 1950 me invitaron a Europa en un viejo barco de guerra. '¿Y si se hunde?', pensé. Así que invité a Antonio Cerdá, Eduardo Blasi y Ricardo Rossi. Si me ahogaba, por lo menos los rivales venían conmigo.

Roberto De Vicenzo

13 votos