La estrategia del delfin de Alejandro Ambrad Chalela

-Mira, piensa en un delfín en el delfinario al que un adiestrador intenta enseñar un truco.
Si el delfín hace mal el truco y el adiestrador le da un pescado, el delfín va a seguir haciéndolo mal porque entenderá que así puede lograr su objetivo: alimentarse.
Pasa lo mismo en casos como el tuyo: si respondes a tu novia al teléfono a la primera, después de haberte dejado plantado ayer, seguirá dejándote plantado porque sabe que así logrará su objetivo: llamar tu atención, hacerse desear más y ponerse en una posición de ventaja frente a ti para en el futuro seguir manipulándote a su gusto.
Por tanto, aún no debes dar el pescado a este delfín, así le harás entender que con este comportamiento no obtendrá lo que busca y acabará tarde o temprano ejecutando el truco de manera sobresaliente.
¡Ya lo verás!