Tampoco Jesucristo era simpático para todos, así que imagínate yo.

José Mourinho

95 votos